Mucho se ha hablado de las ruinas prehispánicas de México en materia de urbanismo prehispánico, las más importantes e influyentes son las pertenecientes a la civilización maya. Acrópolis como Chichén Itzá, Tulum, Bonampak, Palenque, Uxmal, Cobá y recientemente Toniná, entre otras, han sido descubiertas, admiradas y estudiadas para entender el significativo avance arquitectónico y urbanístico que definían a nuestros antepasados mesoamericanos, en este caso, específicamente a los mayas.

Pero para poder adentrarnos en este tema nos gustaría contar una breve semblanza acerca de quiénes poblaron estas maravillosas tierras y el por qué su significativo desarrollo cultural ha permeado hasta la actualidad.

La Cultura Maya fue una de las antiguas civilizaciones precolombinas de Mesoamérica que se instaló en lo que hoy es Honduras, El Salvador, Guatemala, Belice y México, comprendiendo los estados de Campeche, Chiapas, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo. Tiene una antigüedad de aproximadamente 3000 mil años, factor que no les impidió ser unos de los principales en aportar en materia de ciencia, astronomía, literatura, arquitectura y urbanismo de su época. Incluso, hasta nuestros días, no existen monumentos arquitectónicos con esa exactitud y perfeccionismo.

Pirámide maya en Cobá.

Pirámide maya en el sitio arqueológico de Cobá.

 

Según una de las tantas teorías que giran en torno a la cultura maya, es que ésta se dividió en tres periodos: el preclásico, clásico y posclásico. En este último es donde se desarrollan y adquieren mayor auge y fuerza; en esta época es en la que el urbanismo los hace crecer de manera física, emocional y espiritual, pues demuestran el respeto a la naturaleza a pesar de sus desarrollo como ciudad.

Cobá, uno de los principales y más recientes recintos prehispánicos mayas, está ubicado en Quintana Roo a unos 90 kilómetros al este de Chichen Itzá y a unos 42 Km de Tulum. Dicha ocupación prehispánica del territorio cobaciense data desde el año 100 a.C. pero el auge inició a partir del año 600 de nuestra era. Se dice que esta ciudad fue muy poderosa e incluso pactó con las mayores culturas antiguas de mayor influencia: los teotihuacanos. Pero todo este poder e importancia se fue perdiendo con el surgimiento de los mayores centros ceremoniales, de los cuales hemos escuchado bastante, como Chichén Itzá, Palenque, entre otros.

Por muchos años los investigadores se centraron en descubrir todos los enigmáticos secretos que guardaban los mayores templos mayas. Aunque Cobá nunca figuró dentro de este grupo como objeto de estudio, siempre estuvo presente aunque despoblado. Recién, a mediados del siglo XIX, es que la ciudad vuelve a ser vista por los arqueólogos y antropólogos. Es por esa razón que actualmente es considerada como una de las ruinas mayas más populares del futuro ya que es a finales del siglo XX, para el año de 1972, cuando el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) empieza a labrar veredas y caminos seguros para investigadores y visitantes, ya que la imponente selva en la cual se sumergía dicha ciudad hacía imposible el acceso a la misma.

Cobá forma parte de la Riviera Maya, la cual alberga un gran número de atracciones acuáticas, naturales, ecoturísticas y arqueológicas para chicos y grandes. Te invitamos a vivir la experiencia del nado con delfines. Es diversión y aprendizaje garantizado. En Dolphinaris, puedes disfrutar de esta excelsa experiencia en un ambiente seguro, familiar y divertido.

Entonces, ¿estás listo para explorar Cobá?