Sueña… Sueña que empacas y todo cabe perfecto, que conseguiste el asiento de tu agrado en un vuelo de ensueño, que vas con rumbo al paraíso en la Tierra, que estás haciendo justo el viaje que tanto anhelas.

Sueña que el primer día que llegas de tu viaje, entras en contacto con la naturaleza, que puedes oler y sentir el mar porque estás así de cerca. Que descubres un mundo antiguo, que tiene santuarios y edificios únicos que jamás estarán en el olvido. Que este lugar se llama Tulum y que es conocido a nivel mundial, pero que esconde refrescantes aguas transparentes como el cenote Dos Ojos y otro que se conoce como Sac Actun, en el que te podrás dar un chapuzón sin igual.

Pero es el día dos, y ahora inicias tu día en Akumal, observando el amanecer mientras estás sentado en la orilla del mar, con tus pies enterrados en la arena observando al sol despertar. No pierdes el tiempo y decides explorar, vivir experiencias nuevas y a Puerto Aventuras habrás de llegar. Nadar con delfines y jugar hasta que atardezca, pasar la tarde aprendiendo cosas sobre como ser mejor con la naturaleza, divertirse por horas y no sentir pasar el tiempo. Culminar la tarde con un muy buen masaje para relajar el cuerpo descansar toda la tarde.

Es el día tres, se acerca el final y en Playa del Carmen tu viaje querrás culminar. Tu recorrido continuará por la 5ta Avenida, donde encontrarás tiendas de ropa y diversas artesanías, así como muy buenos lugares con excelente gastronomía. Desde restaurantes de comida internacional hasta una rica carne asada que es símbolo de orgullo nacional. Un momento tranquilo y relax, en pareja o en familia, tú podrás disfrutar más allá de lo que dure el día.

Ahora te relajas en la playa, escuchando las olas, mientras el sol te acaricia siempre y cuando no estés en la sombra. Recuerdas que la noche te espera y te debates entre disfrutar un espectáculo del Cirque du Soleil Joya o irte al Coco Bongo para vivir lo que se siente estar de fiesta.

¡Despierta y deja de soñar, pasa a la acción y haz tus sueños realidad! Vive una realidad de tres días perfectos, llenos de arena, sol y mar. La Riviera Maya te aguarda para que comiences a vacacionar.

Por Nilvia Rejon