Vegetación exuberante, un mar turquesa y cálido y playas de fina arena son algunos de los atributos de la Riviera Maya, que conquista a los viajeros de diferentes partes del mundo. Sin embargo, no conforme con su entorno natural privilegiado, este corredor turístico mexicano ofrece numerosas experiencias y programas de recreación, capaces de hacer una diferencia en este paseo.

Las propuestas son variadas e invitan a divertirse con todos los sentidos: ya sea desafiar al mar a través del surf, intentando dominar las olas, o bien descubrir sus secretos, haciendo snorkel o buceo. También se puede conocer la naturaleza de otra manera, a través de una aventura única que seguramente no hemos tenido oportunidad de probar antes. Un ejemplo de ello es el nado con delfines, una experiencia incomparable, que pueden disfrutar tanto grandes como chicos.

Estos animales se caracterizan por su simpatía, inteligencia y afectuosidad y el público podrá conocerlo por si mismo, en un entorno majestuoso y preparado con dedicación y cuidado para preservar a los delfines. Extensas lagunas, rodeadas de palmeras recrean un escenario único, ideal para pasar un día memorable y sumamente agradable. Además, no es necesario ser un experto en nado ya que las lagunas tienen poca profundidad, lo que otorga seguridad a los participantes.

Existen diferentes programas de nado, que se pueden elegir de acuerdo a las preferencias y expectativas de los viajeros. Por ejemplo, hay quienes eligen deslizarse en su aleta dorsal y dejar que sea el delfín el que “conduzca” a su antojo, mientras que hay otros que prefieren ser líderes de la situación y eligen ser entrenadores por un día, para corroborar la inteligencia de los mismos y enseñarles saltos y piruetas. Luego también hay abrazos y besos terminan por sellar este original encuentro.

Dolphinaris cuenta con varios complejos delfinarios en los principales destinos de la Riviera Maya, tales como Cancún, Tulum y Cozumel. Además de conocer estos magníficos lugares, con sus paisajes de belleza soberbia, sus ruinas y sus playas, luego puedes coronar el día interactuando con los delfines, que harán que no te olvides jamás de esta jornada. Sin dudas, la experiencia es doblemente placentera: en primer lugar, por lo que significa hacer algo nuevo y embarcarse en una aventura única, pero también lo es porque es una forma diferente de aprender acerca de estos animales y de su entorno. Cualquiera sea el programa elegido, siempre hay un breve introducción a cargo de un experto, que enseña al público acerca de los delfines, su fisiología, alimentación y algunas curiosidades y de esta manera, le da más sentido a esta aventura.

Por último, los complejos delfinarios están diseñados para que el día transcurra con comodidad, disponiendo así de vestuarios, lockers y restaurante. De modo que tu única preocupación será ¡divertirte!

La magia de nadar con delfines se puede disfrutar en un entorno excepcional como lo es el Caribe Mexicano y Dolphinaris te acerca la posibilidad de hacer realidad esta experiencia. ¿Con cuál tour te quedas?

Fatima Seppi